El email es una herramienta fundamental en el Inbound Marketing para comunicarse con el usuario y para fidelizarlo, pero también es donde muchas campañas fracasan porque cometen alguno de estos 10 errores.

1.- Enviar emails a cualquier usuario

Una deficiente elaboración de la lista de suscriptores puede repercutir en emails que llegan a los usuarios no interesados. Los mensajes no deberían ser enviados a personas sacadas de listas compradas porque acabaríamos marcados como “spam”. Es fundamental segmentar según sus intereses o localizaciones, y en el momento adecuado; es decir, trabajar mejor el Contextual Marketing.

 

2.- No testear antes de publicar

Es importante crear grupos de control antes de enviar emails a toda nuestra lista de suscriptores. Hay que testear diferentes textos, contenidos y diseños para pequeños grupos para ver cuál de las alternativas tiene una recepción más positiva. Y aprovechar el model ganador para el grueso de la lista.

 

3.- Un remitente desconocido

Los usuarios quieren hablar con personas, no con robots. Es fundamental construir una relación de confianza a través de alguna identificación, que puede ser el nombre personal o de la empresa.

 

4.- Desatinar en el Call to Action

Es frecuente llenar los emails de contenidos de todo tipo sin un objetivo claro. Error. El objetivo del email ha de ser simple y conciso. Ya sea reenviar el mensaje, compartirlo en redes sociales o llevar al usuario a una landing page; hemos de ser directos en nuestros requerimientos al usuario.

 

5.- Dejar lo mejor para el final

Algunos escritores tienden a dejar las piezas más persuasivas del contenido para el final. Sin embargo, la mayoría de usuarios suelen leer cinco segundos antes de decidir si continuar con el email o tirarlo a la papelera. Por eso es fundamental empezar con frases directas, provocadoras y que generen curiosidad en el lector.

 

6.- No prestar atención al Asunto

De manera similar, es importante tomar el contenido del “Asunto” como algo fundamental para captar la atención del lector, ya que su periodo de recepción es cada vez menor. También es una buena manera de dar a la marca un poco de personalidad.

 

7.- Un contenido irrelevante

El Email tiene que ofrecer algo de valor al usuario. En Marketing es importante no interrumpir al receptor, ya que debido a la cantidad de información recibida tiende a discriminar aquello que le interesa y aquello que no.

Hay que construir una relación con el usuario poco a poco mediante contenidos que le pueden interesar.

 

8.- Olvídate de las liquidaciones

Al igual que en las tiendas físicas, una de las mejores formas de llamar la atención de la gente es crear una urgencia. Esto es, decirles que ésta es su última oportunidad de llevarse el bien con una rebaja considerable del precio. El problema es cuando esta táctica se repite una y otra vez. Los usuarios dejan de creer y, por ende, de hacer caso.

 

9.- ¡Ojo con el spam!

Según qué contenido tengan los Emails pueden ser calificados como spam, así que hay que evitar cosas como: utilizar muchos caracteres especiales, usar links de webs sin reputación, cortar URLs, enviar mucha imagen y ningún texto, usar todo mayúsculas o usar formatos de respuesta (Re: o Fwd:) cuando nunca nos habíamos comunicado antes con el usuario.

 

10.- Y sobre todo, ¡no te olvides que hay una persona detrás!

Al igual que no te gusta que un extraño se meta en tu vida sin conocerle, al usuario tampoco le gusta que adoptes un tono demasiado informal o que te entrometas en sus asuntos si no habéis tenido algun tipo de relación con anterioridad. Es importante ser cálido y desearles lo mejor, pero al mismo tiempo sin que consideren que nos estamos tomando demasiadas confianzas.

Hagas lo que hagas, se empático y piensa en ponerte en el lugar de la persona que está detrás.

Tomará algún tiempo pero finalmente la recompensa de un buen Email Marketing llegará si tienes en cuenta la importancia del mismo.